Novias: las diferentes pruebas del vestido

 

La magia de escoger tu vestido de novia es tan intensa que sólo deseas que sea ya ese día…

 

pero antes de ese momento tan especial, se deben realizar una serie de pruebas con el vestido para que encaje perfectamente contigo y destaque tus puntos fuertes.

Además en las pruebas de vestido has de moverte, dar abrazos y caminar con él para ver que se adapte a ti.

 

Aunque depende mucho de cada tienda, lo habitual es que sean tres pruebas de vestuario. Es aconsejable que vayas acompañada por personas de confianza, ya que si hay algo que no encaja del todo en el vestido alguien lo viera desde otra perspectiva. Lo más idóneo sería que una de esas personas fuera quien te ayude a vestirte el gran día.

 

 

Para que en cada prueba del vestido puedas avanzar en detalles te dejamos varios consejos. ¿Lista?

 

¿En qué momento del día te casas?

 

El cuerpo nos cambia con el paso de las horas por lo que si te casas por la mañana es mejor que las pruebas las hagas durante esas horas. Lo mismo si es una boda de tarde. Si no lo haces así puede que no te veas igual con el vestido en tu día más especial.

 

Ropa interior

Aunque pueda parecer que es un accesorio en segundo plano no lo es para nada. De hecho, la elección de un tipo de ropa interior u otro hace que el vestido luzca diferente. Así que si vas a llevar escote palabra de honor o la espalda descubierta, es recomendable ir con el que llevarás ese día o con el que más se le parezca. Lo mismo si has decidido llevar un sujetador con relleno push up, ya que el vestido no te sentará igual que si llevaras uno sin.

 

Zapatos de novia

Una vez tengas los zapatos que llevarás ese día es importante que te hagas las pruebas con ellos puestos. De este modo podrás ver si el largo del vestido es el adecuado y si combinan bien con él.

 

¿Pelo suelto o recogido?

Hazte las pruebas con una coleta o un moño si has decidido hacerte un peinado recogido. Si por el contrario te has decantado por llevar el pelo suelto o con un semi recogido, llévalo así. De este modo, la imagen que verás reflejada en el espejo será la más similar a la de ese día.

¿Estás indecisa? Llévalo suelto y prueba a recogerlo de diferentes formas con gomas y horquillas. Así descubrirás cómo te ves mejor.

 

Velo: ¿sí o no?

La elección del velo es algo que habitualmente se toma al final, ya que se recomienda decantarse primero por los zapatos y el resto de complementos. Si tuvieras uno prestado o de herencia familiar deberías llevarlo a las pruebas también para ver el conjunto en todo su esplendor.

 

¡Cuéntanos cómo estás viviendo tus pruebas de vestido!

 

Contáctanos

Pregúntanos cualquier duda y te responderemos lo antes posible :)