¿BODAS ORIGINALES? SÍ, QUIERO.

¿Cómo salir de una boda rutinaria y convertirla en la boda más original a la que tus invitados hayan asistido nunca?

Las bodas se caracterizan por ser un momento único, especial y romántico, y estamos de acuerdo con ello, así que queremos que sea recordada por cualquier persona que ponga un pie en la misma.

¿Por qué no conseguir que sea igual de increíble para los novios que para los invitados? En este blog te traemos los mejores tips e inspiración sobre cómo organizar tu boda de manera creativa y dejar a todo el mundo con la boca abierta.

Paso número 1: invitaciones de boda

La manera en la que hacemos llegar a nuestros seres queridos la buena noticia cuenta, y mucho.

Para los más atrevidos, una idea que está muy de moda es la de enviar un pasaporte con toda la información necesaria a modo de datos del mismo. Aparecerá el nombre de los invitados, el día del evento como si fuera la fecha del viaje, una foto, el lugar “al que van a viajar”, etc. Además de una invitación, será un recuerdo perfecto de la boda, ¿a quién no le gusta que le hagan un pasaporte personalizado?

Para los más clásicos, siempre se puede jugar con las formas de la invitación, que puede no ser el típico rectángulo, sino simular algún objeto que tenga que ver con los novios o con la temática elegida para la boda.

Paso número 2: temática, ¿por qué no?

Ahora, eso sí, si optáis por tematizar vuestra boda, mejor que tenga relación con la historia personal de los novios, a vuestros invitados les encantará. Esto os ayudará también a basar la decoración y los detalles en torno a un único estilo, dando armonía al evento. Las ideas pueden ir desde algún viaje que haya marcado vuestra historia, alguna película, canción… ¡que fluya la inspiración! Aprovechad para incluir algún photocall con objetos para disfrazarse y conseguir una foto de lo más divertida.

Paso número 3: decoración y detalles que marcarán la diferencia

No hace falta lo más grande o lo más llamativo para ser original. De hecho, la mayoría de las veces son los pequeños detalles los que marcan la diferencia.

  • Chapas personalizadas con frases típicas de cosas que pasan en las bodas o de los distintos tipos de personas que podemos ver en ellas.

“Yo siempre lloro en las bodas”, “Yo soy el que grita que se besen”, “Yo sé cosas de los novios que no puedo contar”, “Yo seré la siguiente”, “Soy el que baila con los niños para que las chicas se fijen en mí”… Cada uno podrá coger la que más le identifique.

  • Cartel con la historia de los novios, poniendo fotos de pequeños, de cuando se conocieron, del primer viaje juntos… y ya si se añade un poco de texto para que todos lo puedan leer, será ideal.
  • Si es una boda de noche, se pueden incorporar bengalas en el recorrido que hacen los novios hacia el altar.
  • Reservar una sección para que cualquiera pueda dejar su firma o un texto a modo de dedicatoria. El que está causando sensación es el de dejar la huella del dedo en un árbol genealógico. También podemos diseñar un set en el que haya una cámara de fotos instantáneas y un panel para poder colgarlas y que sirva de recuerdo para los protagonistas de la boda.

  • Incorporar castillos hinchables, uno para los niños y otro para los no tan niños. No todos los días tenemos la oportunidad de dejarnos llevar, desconectar y dejar sacar el lado más infantil que llevamos dentro.

Paso número 4: la participación es la clave

Además de tirar el arroz cuando salen los novios y del tan famoso “¡que se besen!”, tenemos que involucrar al público con algo más.

Los stand de dulces o de galletas están siendo un elemento clave que encanta a los invitados. Si queréis contar con uno de ellos, uno de los juegos que podéis crear es el de tapar con una venda a los invitados y que averigüen el sabor de las galletas, o montar una mini ruleta personalizada que ellos tengan que rotar para ver cuál de todas les toca comerse. Son pequeños retos que al final convierten un stand “normal y corriente” a uno con dinámico con el que poder divertirse.

Además, sin importar qué tipo de evento sea, algo que está viendo la luz es “la comunicación con los cinco sentidos”. ¿En qué consiste esto? En implementar detalles que despierten los sentidos de los asistentes, como olores exóticos o plantas naturales en las mesas, alimentos de sabores fuertes (ya sea cítricos, con un toque picante, etc.), música inspiradora y cualquier cosa que se os ocurra y que despierte nuestros feelings.

¿Queréis algo original y divertido que haga participar a toda la sala?

Cread una especie de concurso en el que se tenga que acertar la respuesta de preguntas relacionadas con momentos míticos de la vida de la pareja. Se puede hacer levantando algún letrero que se les reparta previamente a los invitados o, si sois fans de la tecnología, utilizando un código QR que pueda ser escaneado desde el móvil de cualquiera. Parece más fácil de los que parece y puede dejar momentos muy chulos, aunque hay que tener cuidado por si no nos sabemos alguna pregunta que nos deberíamos saber…

Si vamos a vivir la boda más original del año, habrá que enseñárselo al mundo, ¿no? Pongamos una pancarta personalizada a modo de fotografía de Instagram para que todos presuman en redes del sitio en el que están.

¡Esperemos que os haya gustado! Hasta el próximo blog 🙂